viernes, 21 de noviembre de 2008

¿Es esa una verdadera pantalla de computadora que tiene en frente?

¿Qué lo hace creer que hay una pantalla de computadora en frente suyo? Supuestamente usted la ve, o cree que la ve. Pero nuestros sentidos nos engañan de vez en cuando. Un palo sumergido hasta la mitad en el agua aparenta estar doblado; dos líneas que son iguales pueden aparentar ser de longitudes diferentes.
Sin embargo, diría usted, esto no demuestra que los sentidos no pueden darnos razones suficientes para fundamentar nuestras creencias sobre el mundo. Haciendo una analogía, aún un barómetro imperfecto puede darnos una buena razón para creer que va a llover.

No todo es lo que parece ser, como revela la ilusión Muller-Lyer.Después de todo, antes de confiar en el barómetro, usted podría independientemente salir a cerciorarse si tiende a llover cuando el barómetro así lo indica. Usted establece que el barómetro acierta 99% de las veces. Después de eso, con toda seguridad, sus lecturas pueden ser una buena razón para creer que va a llover.
Quizás sí, pero la analogía falla pues usted no puede hacer lo mismo con sus sentidos que lo que hizo con el barómetro. Usted no puede cerciorarse independientemente de que lo que sus sentidos le señalan es cierto. Usted no puede salirse de sus propias experiencias para comprobar si son confiables. Así que el hecho de que sus sentidos la perciban no es razón suficiente para pensar que usted tiene una computadora en frente.

¿es eso tranquilizador? Fíjese que, en la vida común y corriente, es precisamente cuando las personas actúan de manera impredecible que nos preguntamos si han actuado de manera libre y responsable. Así que el libre albedrío empieza a verse incompatible tanto con el determinismo causal como con lo aleatorio. Ninguno de nosotros, entonces, hacemos algo de manera libre y responsable.

2 comentarios:

lully desnuda dijo...

Yo por eso me salgo de los parámetros una y otra vez. Me gusta ser yo misma en todo y no hago x ó y asunto por aparentar o por ceguir líneas, no, hago lo que considero que va conmigo y eso, no tiene precio.

Un placer saludarte.

¡Un abrazo renovador de energías cósmicas y mi mejores deseos para ti, en este 2009!

Tuor dijo...

eso lo tengo claro hace eones.... desde Einstein para acá todo ha adquirido nuevos sentidos.
Si simos libres, porque al final al desición es nuestra a partir de loq ue percibimos, no importa si es real o no, pero e slo que creemos.
Que seamos responsables pues eso es otro debate...